El aumento de glúteos es una cirugía plástica con una demanda creciente. Existen varias técnicas que implican el uso o no de prótesis. Por ello muchas personas tienen dudas sobre cuál es la mejor técnica en cada caso. En este post queremos ayudarte a que conozcas mejor las distintas técnicas de aumento de glúteos con o sin prótesis.

El objetivo del aumento de glúteos es conseguir un mayor volumen de las nalgas. Pero también podemos mejorar su forma y su proyección, para conseguir un trasero bonito y en armonía con el resto de nuestro contorno corporal.

El aumento de glúteos

aumento de glúteosExisten tres técnicas básicas que permiten aumentar el tamaño de los glúteos: la cirugía con prótesis, el uso de grasa del paciente (también conocido como lipofilling o lipotransferencia) o una combinación de ambas.

Todas estas técnicas quirúrgicas están destinadas a aquellas personas con falta de glúteo, con un trasero excesivamente plano, sin forma, etc. Pero ¿cuándo se utiliza una técnica u otra? Existen varios factores que llevan al cirujano plástico a aconsejar una u otra técnica. Ello dependerá de cada paciente, de la forma de sus nalgas, de la cantidad de grasa en su contorno corporal, de sus objetivos con esta cirugía, de su historial médico, etc.

Puedes ver casos de antes y después en este enlace.

Aumento de glúteos con prótesis

Cuando la paciente es muy delgada y no tiene grasa corporal suficiente, se recomienda el aumento de glúteos con prótesis. Además de un mayor volumen y una mayor proyección, con esta cirugía también se consigue remodelar, por ejemplo, unos glúteos muy planos, sin forma o una asimetría importante.
En el caso de las prótesis, estas se pueden colocar encima, dentro o detrás del músculo. Aunque en IM CLINIC preferimos ponerlas siempre detrás del músculo, porque el resultado final es más natural y se evita otros inconvenientes, como que la forma de la nalga acabe cayendo.
Para llevar a cabo un aumento de glúteos con prótesis, se realiza una pequeña incisión de aproximadamente dos centímetros y medio o tres, en la unión de la nalga. Por lo que la pequeña cicatriz resultante quedará estratégicamente escondida con un pequeño tanga. Por dicha incisión se colocan los implantes por debajo del músculo glúteo.

Las prótesis de glúteos son distintas a las de mamas. Son más duras y más compactas, pues deben aguantar más tensión que en una mama, que son más blandas. ¿Hay que cambiar estos implantes? A menos que el paciente sufra un accidente o se rompan, no hay que cambiarlas. El paciente deberá llevar un control mediante ecografía.

Esta cirugía se suele realizar con anestesia raquídea o epidural y el paciente deberá dormir boca abajo durante una semana. Y en unos diez días podrá volver al trabajo, siempre y cuando no deba realizar esfuerzos físicos.

Aumento de glúteos con grasa

La lipotransferencia o lipofilling es una técnica quirúrgica que permite extraer grasa de una parte de nuestro cuerpo para transferirla a otra. Es decir, es  un “autotrasplante” del propio paciente de células de grasa de una parte del cuerpo a otra. El lipofilling puede realizarse en la cara, el cuello, las manos, el pecho (especialmente en las reconstrucciones de mama), etc. Pero es en el aumento de glúteos donde más ha crecido la demanda.

La grasa se extrae, mediante una lipoescultura, de otras zonas del propio paciente en donde haya cúmulos y cuya extracción también ayude a armonizar el contorno corporal. Esta grasa es purificada y enriquecida antes de inyectarla en la zona concreta que se desea tratar. La técnica de aumento de glúteo mediante lipofilling o lipotransferencia sirve para mejorar el contorno del glúteo, darle volumen y conferirle una forma más bonita.

aumento de glúteos

En este caso, las incisiones son muy distintas a las del aumento de glúteos con prótesis, pues el ingreso de la grasa se lleva a cabo con una pequeña punción, necesaria para colocar la cánula por donde se introduce la grasa.

El postoperatorio es mucho más leve que el caso del aumento de glúteos con prótesis. Y el paciente puede incorporarse rápidamente a su vida social y laboral.
Existe la posibilidad de reabsorción parcial y aleatoria de la grasa infiltrada por lo que, a veces, es necesario repetir el proceso, aunque una vez prendida la grasa, los resultados son permanentes.

¿Cuándo se puede hacer? Cuando el paciente tiene zonas de su contorno corporal con exceso de grasa que puede extraerse. Pero, ¿qué pasa cuando el paciente es muy delgado o no tiene grasa? La única opción que nos ofrece la cirugía es el uso de implantes de glúteos. ¿Y si tiene poca grasa? Pues se puede llevar a cabo una técnica mixta en la que se combina prótesis con lipofilling.

Aumento de glúteos con cirugía combinada

Cuando el paciente dispone de grasa corporal, pero no suficiente como para conseguir todo el volumen deseado, se opta por una técnica combinada. En esta, una vez colocado el implante de glúteo, se pone grasa alrededor para conseguir un resultado armónico y equilibrado con el resto del contorno corporal.

Aumento de glúteos técnica mixta

Aumento de glúteos con ácido hialurónico, otra opción

Existe la posibilidad también de realizar un aumento de glúteo con ácido hialurónico. Pero el volumen conseguido es mucho menor que con las prótesis. Este tratamiento implica, normalmente, anestesia local y los resultados no son permanentes, por lo que, si se desea mantener el volumen y/o la forma conseguida, se debe volver a repetir el tratamiento a los 12 o 18 meses.

¿Más dudas sobre el aumento de glúteos?

En este vídeo el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico estético y reparador, te explica en qué consisten estas técnicas.

Y si lo deseas puedes ponerte en contacto con nosotros y solicitar una visita online o presencial en el 900 82 82 09 y solucionaremos todas tus inquietudes.