La blefaroplastia es una cirugía muy conocida para rejuvenecer la mirada. Esta técnica de cirugía estética permite eliminar las bolsas de los ojos y los párpados caídos. Y es una de las cirugías de rejuvencimeinto facial más solicitadas tanto por mujeres como por hombres.

Pero además, muchas personas recurren a la blefaroplastia para despojarse del aspecto cansado, malhumorado, triste o enfermizo que las bolsas de los ojos otorgan a su rostro. Porque la blefaroplastia es una técnica quirúrgica que permite eliminar el exceso de grasa, piel y músculo que se forma por encima y por debajo de los ojos. Y con esta técnica se puede corregir las bolsas de los ojos y los párpados caídos.

Blefaroplastia dinámica, ¿qué es?

Lo que quizás no sea tan conocido, por su novedad y su complejidad, es el concepto de blefaroplastia dinámica. Porque esta técnica de rejuvenecimiento facial no se limita exclusivamente a la eliminación de la grasa y el exceso de piel que se acumula debajo de los ojos y/o a la corrección del párpado caído, sino a un rejuvenecimiento de la mirada que va mucho más allá del retoque estético y busca la armonía y el rejuvenecimiento de los rasgos de una manera equilibrada y, sobre todo, natural.

blefaroplastia resultado natural

Qué rejuvenece la blefaroplastia dinámica?

Con los años, todo nuestro rostro envejece como es natural. Pero las facciones que envejecen los ojos de una persona no solo le suman años, también un aspecto cansado, enfermizo o malhumorado que le resta vitalidad.

Pero ¿cómo envejece la mirada? Los factores que envejecen la zona de los ojos no solo se acotan a lo más evidente: la flacidez de la piel del párpado, que hace que éste caiga sobre el ojo otorgándole una sensación de “persianita”; o la acumulación de grasa en la parte inferior, creando las bolsas.

A medida que cumplimos años, por ejemplo, el ojo pierde su inclinación juvenil (con unos grados ligeramente más elevada del exterior) tendiendo hacia una línea más horizontal; la piel que lo rodea se vuelve más fina por la pérdida de grasa, otorgándole una sensación de ojos hundidos; las cejas pueden haber perdido su altura o quizás sólo una de ellas, lo que además dan al rostro una expresión opaca y asimétrica.

 

Blefaroplastia dinámica: una nueva técnica

“Para mí, como cirujano plástico, el ojo empieza por encima de la ceja y llega justo hasta media cara, por lo que entendía que la cirugía que rejuvenece los ojos debía ir más allá de su simple contorno y debía encajar dentro de unos rasgos armónicos”, explica el Dr. Ivan Mañero, cirujano plástico de IM CLINIC y precursor de esta técnica.

La nueva técnica cambia la estrategia a la hora de abordar una blefaroplastia, ahora no sólo se propone eliminar aquello que sobra, ya sea la bolsa, la grasa o la piel, sino devolver aquello que se ha perdido, por ejemplo, la grasa facial o la inclinación del ojo o la altura de la ceja.

Es decir, el objetivo, no es quitar aquello que nos hace parecer más mayores, cansados y de mal humor, sino también embellecer y rejuvenecer la zona de los ojos en todo su conjunto.

“Si a una persona con bolsas solo le eliminamos dichas bolsas, se puede dar el caso de que los rasgos no queden rejuvenecidos, sino que los ojos queden hundidos por la falta de grasa en el resto de la cara y eso le dé una expresión envejecida” Dr. Ivan Mañero.

Por ello en IM CLINIC, realizamos un análisis individualizado de los factores que envejecen la mirada realizando una serie de técnicas complementarias personalizadas que se adaptan a las necesidades y los rasgos de cada paciente.

“Es posible que al extraer la grasa acumulada en las bolsas de los ojos, decida aprovecharla para dar volumen a los rasgos que rodean el ojo, o quizás sea necesario variar la altura de las cejas o la inclinación del ojo… lo más importante es analizar porqué aquella persona tiene una mirada envejecida y corregir el máximo de factores posibles para que el resultado sea un rejuvenecimiento real y armónico de todo el contorno del ojo y, con él, de todo el rostro”, aclara el Dr. Ivan Mañero.

 

¿Cambia la expresividad?

Una de las dudas que asalta a la mayoría de personas que se decide a pasar por quirófano para eliminar los párpados caídos o las bolsas es la posibilidad es que su expresión cambie. Pero no es el caso, porque lo que se consigue con el nuevo concepto de blefaroplastia dinámica es justo el rejuvenecimiento de toda la zona, manteniendo su expresividad natural, “la mirada es la misma pero más fresca, como cuando el paciente era joven”, explica el Dr. Ivan Mañero.

 

Blefaroplastia: cirugía ambulatoria

La blefaroplastia dinámica es una cirugía un poco más larga que la tradicional aunque normalmente es ambulatoria, por lo que el paciente puede volver a casa el mismo día de la intervención.

Blefaroplastia hombreEsta técnica de rejuvenecimiento de la mirada suele practicarse con anestesia local acompañada de sedación para que el paciente esté más tranquilo durante la intervención, que puede durar de una a tres horas, dependiendo de las necesidades de cada paciente.

Se puede dar algo más de inflamación durante los primeros días que con la blefaroplastia tradicional, pero los resultados son mejores y más duraderos.

Las cicatrices suelen ser imperceptibles al cabo de muy poco tiempo, ya que las del párpado superior se hace coincidir con el pliegue  palpebral superior y la del inferior, de ser necesaria, quedará situada justo por debajo de las pestañas. Y en cuanto a la recuperación, el paciente puede volver a su vida habitual en menos de una semana.

 

No tan mayores como parecen

Aunque es una intervención que se tiende a asociar con personas maduras, la realidad es que también personas jóvenes de menos de 35 años pueden optar por la blefaroplastia cuando por razones genéticas, hereditarias u otros factores desarrollan una flacidez excesiva en los párpados o tienen un cúmulo de grasa bajo los ojos que entristecen su mirada y le confieren más edad de la real.