En 2019 se realizaron más de 16.000 mastectomías en España. Pero solo 4.800 reconstrucciones, de las cuales 1.920 se hacen de manera inmediata. El cáncer de mama sigue siendo  una de las más frecuentes entre las mujeres, ya que uno de cada tres tumores que se diagnostican entre las españolas se originan en el pecho. Según la AECC (Asociación Española Contra el Cáncer), en 2019, se diagnosticaron 33.307 nuevos casos en nuestro país. La reconstrucción de pecho debería poderse ofrecer a todas las mujeres después de pasar por la dura experiencia de una mastectomía y considerarse una parte imprescindible para el bienestar y recuperación de la paciente.

El aumento en la esperanza de vida y las nuevas técnicas de diagnóstico hacen que año tras año la cifra de mujeres afectadas por un cáncer de pecho siga creciendo. De hecho, se estima que una de cada ocho mujeres sufrirá esta enfermedad a lo largo de su vida.  Pero también hay lugar para la esperanza: el 90% de las mujeres que sufren cáncer de mama, siguen vivas 5 años después de su diagnóstico.

La reconstrucción de pecho aumenta la calidad de vida

reconstrucción de mama

Reconstrucción de pecho por cáncer de mama en IM CLINIC

 

En España, según la SECPRE, se realizan unas 16.000 mastectomías al año (cirugía que extirpa parte o la totalidad del pecho para acabar con la enfermedad) pero solo 4.800 reconstrucciones. De estas, seis de cada diez se hacen de forma inmediata mientras que el resto se realizan de forma diferida. Y si el diagnóstico ya produce un impacto emocional importante, los cambios en la apariencia física que provoca la mastectomía conllevan en la paciente inseguridad y baja autoestima que pueden llegar a afectar sus relaciones personales, de pareja, su vida social, laboral y sexual. 

En este sentido, un estudio realizado por diferentes hospitales europeos asegura que el 40% de las mujeres operadas sin reconstrucción de pecho son más infelices y sufren una mala calidad de vida. Es por lo que desde IM CLINIC defiendemos y promovemos la reconstrucción mamaria como un derecho de toda mujer que haya pasado por una mastectomía.

 

Un nuevo enfoque en la reconstrucción de pecho

El Dr. Ivan Mañero de IM CLINIC explica “hace unos años el foco médico estaba puesto en acabar con el tumor. Hoy en día, se ha mejorado mucho la supervivencia tras el cáncer de mama. Por ello ahora nuestro objetivo debe ser la salud de la paciente. Puede parecer lo mismo, pero no lo es. Cuando hablamos de salud también nos referimos a la salud emocional, a su autoestima, a felicidad… y aquí la reconstrucción mamaria tiene un papel importante”. 

Al cambiar el enfoque, el papel de los cirujanos plásticos ha pasado a ser una figura más relevante. Y las cirugías reconstructivas de pecho que hace años eran poco exigentes más pensadas en mantener el papel social de la mujer que en su satisfacción corporal, ahora buscan conseguir un nuevo pecho más natural, bonito con el que la mujer se sienta a gusto con su imagen y su intimidad. “La idea es que la enfermedad no le afecte en su día a día más allá de lo necesario”, explica Mañero.

 

La reconstrucción de pecho no afecta al cáncer

La cirugía reparadora no afecta negativamente en la evolución de la enfermedad en ningún aspecto. No provoca que vuelva a aparecer, ni hace más difícil el control de la evolución de la enfermedad, ni interfiere en los sistemas de detección de otro posible tumor. Y es que además de no afectar al desarrollo del cáncer, mejora la salud psicológica y emocional de la mujer. Y cuando la reconstrucción es inmediata, se consigue un resultado óptimo, ya que el cirujano plástico puede manejar mejor el tejido de la mama que va a ser extirpada.

Existen diferentes técnicas de reconstrucción: dependiendo de las necesidades de cada paciente, del tipo de mastectomía a la que se haya sometido, de si requiere radioterapia o si desea operar el pecho sano o no. El objetivo en todas estas cirugías es claro para el Dr. Mañeroconseguir un nuevo pecho lo más natural posible, con una técnica segura, obteniendo resultados duraderos en el tiempo y que afecte lo mínimo posible al resto del cuerpo”.