Cuando llega el verano y su calor, el sudor se puede volver parte de nuestro día a día. Y sudar, sudamos todos. Porque nuestro organismo produce sudor por diversas causas y circunstancias. Por ejemplo, para regular nuestra temperatura corporal, cuando realizamos ejercicio físico intenso, cuando la ansiedad o los nervios nos acechan, o, simplemente, cuando la temperatura ambiental es demasiado elevada. Pero existen personas que sufren hiperhidrosis, es decir, sudan en exceso en situaciones cotidianas. Ahora, gracias a un tratamiento con botox para el sudor, pueden decirle adiós.

Sudor excesivo y tratamiento con botox

Cada uno de nosotros dispone de entre dos y cinco millones de glándulas sudoríperas distribuidas por todo su cuerpo. Y esta es la razón por la que todos sudamos en mayor o menor medida. Sin embargo, entre un 2 y un 4% de la población, especialmente hombres, producen tal cantidad de sudor que algo tan natural se convierte en un problema.

tratamiento del sudor con botox

La  sudoración excesiva suele aparecer en la infancia y es más común en jóvenes. Pero si no se trata puede acompañarnos durante toda la vida. Esta situación afecta a su vida personal, laboral y social, lo puede provocar complejos y problemas de relación en su vida social y personal.

Sudación excesiva, un problema 

Para estas personas situaciones cotidianas como ir al gimnasio, asistir a una entrevista de trabajo, tener un encuentro sexual o simplemente estrechar la mano de un conocido en una reunión de trabajo se pueden convertir en una situación muy incómoda que puede afectarle psicológicamente. Este problema se llama hiperhidrosis y afecta, sobre todo, a las manos, los pies y las axilas.

Casi la mitad de quienes la sufren no acuden a ningún especialista, sin embargo todos los afectados reconocen que este hecho afecta en mayor o menor medida su autoestima. Pero hoy en día, la medicina estética nos ofrece una solución rápida e indolora para controlar el exceso de sudor gracias a un tratamiento con toxina botulínica, más conocida como botox.

¿Cómo funciona el tratamiento del sudor con botox?

El tratamiento del sudor con botox es sencillo y prácticamente indoloro. Se lleva a cabo mediante unas microinyecciones de toxina botulínica que se aplican con una agujas muy finas y cortas, pues las glándulas del sudor son muy superficiales.

tratamiento del exceso de sudor con Botox

Las zonas más comunes en las que se aplica este tratamiento es en las palmas de las manos, las axilas y la planta de los pies. En el caso de la axila, ni siquiera requiere de ningún tipo de crema anestésica. En cambio, cuando el tratamiento se realiza en manos y pies se prefiere usar anestesia local, pues requiere de más inyecciones que pueden ser algo más molestas.

El tratamiento de la hiperhidrosis, que dura apenas unos minutos, bloquea la glándula sudorípera (bloqueo de la transmisión nerviosa en la unión neuromuscular) lo que hace que cese la producción de sudor. El efecto no es inmediato, sino progresivo. Entre el cuarto y quinto día, ya se notan los efectos, y a partir del décimo día, estos ya son completos. Los resultados suelen durar aproximadamente entre seis meses y un año.

Volver al trabajo después del tratamiento del sudor con botox

Una vez finalizado el tratamiento, el paciente puede volver a reincorporarse a su vida cotidiana de forma inmediata y olvidarse de su problema con la sudoración excesiva durante un año más o menos.
Si el paciente va repitiendo el tratamiento una vez al año, aproximadamente, los efectos se pueden alargar pudiendo llegar a los 2 años o incluso al control normal de la sudoración.

Este tratamiento no afecta negativamente a la capacidad de nuestro organismo para refrigerarse. Debemos tener en cuenta que la cantidad de glándulas sudoríperas tratadas para controlar la hiperhidrosis con botox es muy pequeña. Pensemos que las axilas solo continen el 1% del total de glándulas de nuestro cuerpo. Además, este tratamiento, no obstruye el orificio de salida del sudor, por lo que no supone riesgo de infecciones posteriores.

Lo que consigue el tratamiento con botox del sudor es controlar la cantidad de sudor escretado por una pequeña parte de las glándulas sudoríperas de nuestro cuerpo, de manera que el flujo de sudoración sea normal. Esto mejora notablemente la autoestima de las personas que someten a este tratamiento, mejorando también su calidad de vida: al sentirse seguros, disminuyen las situaciones de angustia y ansiedad.