Aumento de Glúteos

 

¿Qué es?

El aumento de glúteos es una técnica que permite, mediante implantes de gel de silicona cohesivo, dar a esta zona una forma más redondeada (en la mujer) y potenciar la musculatura de la nalga (en el caso del hombre). 

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

Es una cirugía que se realiza normalmente a mujeres y hombre entre 25 y 45 años.

Recomendada para pacientes que, partiendo de un glúteo bonito, necesitan potenciar la forma del mismo.

No está indicado en pacientes que presenten el caída del glúteo. En estos casos el procedimiento principal a indicar es distinto, aunque ello no implica que no puedan beneficiarse, paralelamente, de la colocación de implantes.

 

¿En qué consiste la intervención?

La gluteoplastia consiste en dar forma y también volumen a los glúteos mediante utilización de implantes. Colocamos las prótesis a través de una pequeña incisión vertical que se realiza entre los dos glúteos, a la altura del coxis, de manera que la cicatriz queda completamente escondida. Las prótesis son parecidas a las del aumento de mamas, pero el gel de silicona es algo más cohesivo (más denso), ya que, por las características de la región anatómica, se precisa implantes más duros al tacto y con mayor resistencia a la compresión.

Duración, Anestesia y Hospitalización

La intervención de aumento de glúteos suele durar entre 1,5 y 2 horas, se practica con anestesia general y solo precisa estancia, en IM CLINIC, de una noche.

Resultados

Los resultados son muy notables, sobre todo en aquellos pacientes que tienen un glúteo bonito pero con cierta falta de proyección o que perciben falta de volumen.

La ubicación de la cicatriz en el pliegue interglúteo hace que quede disimulada.

Recomendaciones postoperatorios

Durante las tres o cuatro semanas siguientes de la intervención, se deberá llevar una faja especial.

Tiene una recuperación que requiere ciertas pautas a seguir, como dormir boca abajo durante un par de semanas.

El ejercicio físico que implique la zona tratada, debe evitarse al menos durante cinco o seis semanas, así como recibir inyecciones en la zona glútea.

Se podrá volver a la vida cotidiana pasados unos 10 días, siempre y cuando no implique realizar esfuerzos físicos.

El paciente deberá recordar que, si se le debieran realizar inyecciones intramusculares se deberá evitar hacerlo en la región glútea.

 

 

 

¿Quieres saber más?

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top