Lifting de Muslos

 

¿Qué es?

El lifting de muslos o lifting crural es una técnica quirúrgica que permite eliminar el exceso de piel, el descolgamiento y las arrugas situadas en la parte superior e interna de ambos muslos.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

Está indicado sobre todo en personas maduras, a partir de los 40 años, aunque también hay jóvenes que, por genética, tienen una flacidez muy importante en la cara interna de los muslos.

Dirigido especialmente a aquéllas personas que han sufrido una pérdida de peso, que no gozan de una buena calidad de la piel o que tienen una predisposición genética, esta intervención puede combinarse con una lipoescultura en el caso que sea preciso eliminar el exceso de grasa acumulada.

Deben prestar especial atención aquéllas personas que tengan previsto perder peso; en este caso es mejor posponer la operación.

¿En qué consiste la intervención?

Esta intervención consiste en eliminar la piel excedente de los muslos, caída por la flacidez, gracias a una cicatriz, de longitud variable, localizada a nivel de la ingle. Si la cantidad de piel sobrante es elevada, puede ser precisa una cicatriz vertical que desciende, desde la primera, por la cara interna del muslo.

Duración, Anestesia y Hospitalización

El lifting de muslos es una intervención que dura entre dos y tres horas.

Es posible realizarla bajo anestesia epidural pero, en IM CLINIC preferimos, por confort de los pacientes, utilizar la anestesia general.

Precisa ingreso de una noche cuando se realiza de forma aislada, cuando se combina con algún otro procedimiento, puede recomendarse un ingreso de dos noches.

Resultados

La recuperación es muy rápida y poco molesta.
 
Por lo general los pacientes refieren sensación de tirantez en las ingles (cicatrices), especialmente durante los primeros días y al caminar.

El lifting de muslos es una cirugía muy agradecida. Las cicatrices quedan muy escondidas en la zona inguinal (donde va la braguita) y pasados unos meses serán totalmente imperceptibles.

Debe tenerse en cuenta que en personas con la piel muy laxa y que jamás han realizado ejercicio físico, es posible que, con los años, la piel aparezca de nuevo algo flácida. Sin embargo nunca se llega a la situación anterior a la operación. 


Recomendaciones postoperatorios

Durante las primeras 48 horas después de la operación, la paciente debe guardar reposo y, aunque podrá caminar en 24-48 horas, no tendrá una actividad mediantamente normalizada hasta transcurridos cinco-siete días; no es recomendable andar en exceso hasta pasada la primera semana. 

Para aliviar la pesadez y disminuir la hinchazón, puede realizarse un drenaje linfático siempre y cuando el cirujano se lo indique. Será a partir de la quinta semana cuando se podrá reiniciar la actividad física, aunque sin forzar.

 

 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top