Lifting Frontal

Cuando centramos la atención en la región superior de la cara, la comprendida por encima de la línea media de los ojos y la línea del pelo, cuando el trabajo busca la eliminación de las arrugas frontales, patas de gallo, región interciliar…hablamos de Lifting Frontal.

 

¿Qué es?

El lifting frontal o la cirugía de elevación de las cejas es un procedimiento destinado a elevar y tensar la piel de la frente para conseguir eliminar o reducir las arrugas de esta zona, del contorno de ojos y del entrecejo. Aunque clásicamente se practicaba un tensado de toda la región frontal, con el tiempo se ha ido minimizando la agresividad del procedimiento y éste se ha centrado en la zona de las cejas, por ese motivo también se conoce como cirugía de elevación de ceja

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

Es un procedimiento habitualmente dirigido a mujeres, por norma general de más de 40 años y que, a pesar de tener una buena calidad de piel, evidencian mucho las arrugas de la región frontal y patas de gallo.

Los hombres también son buenos candidatos pero, el ser la caída de las cejas es un fenómeno propio del envejecimiento femenino, eso hace que sea más habitual practicar este procedimiento en mujeres.

¿En qué consiste la intervención?

En este caso, el procedimiento se centra en el tensado de la piel, dejando la musculatura indemne.

Se libera la piel de las estructuras subyacentes, a través de una incisión situada en la línea del pelo o por detrás de ella, y tras un amplio despegamiento que sobrepasa, hacia abajo, la línea de las cejas se llega hasta el párpado superior. Una vez hecho esto, se tensa hacia arriba; el objetivo de la cirugía es posicionar las cejas en una situación más joven, por lo cual son ellas las que marcan el límite. A través del mismo procedimiento podemos acceder a la musculatura responsable de la mímica frontal y periorbitaria, debilitándola quirúrgicamente si fuera preciso.

Duración, Anestesia y Hospitalización

Con una duración media de entre hora y hora y media se considera un procedimiento corto; se realiza bajo anestesia local y sedación aunque, dependiendo del caso, se puede requerir anestesia general y por lo general es de carácter ambulatorio, requiriendo ingreso de unas horas.

Es muy común su combinación con otras cirugías.

Resultados

Se trata de una cirugía muy agradecida, con resultados muy satisfactorios. La inflamación y molestias asociadas suelen desaparecer al cabo de una semana. Pasados unos diez días el paciente ya puede incorporarse a su actividad laboral normal.

Recomendaciones postoperatorios.

Normalmente todas las personas que se someten a una intervención, sea cuál sea, se suelen cansar con facilidad. Por ello siempre recomendamos que algún familiar o amigo pueda estar durante los primeros días.

Evitar actividades extenuantes durante al menos 2 semanas, evitar baños de vapor o saunas durante varias semanas y limitar la exposición solar durante unos meses. Sobre todo descansar y permitir que el cuerpo emplee toda su energía en una buena curación. Al principio, la cara puede parecer extraña debido a la inflamación y los movimientos faciales pueden parecer algo lentos. Pueden persistir algunos moratones durante 2 a 3 semanas, y puede haber cansancio con más facilidad. Para la tercera semana el aspecto será mucho mejor. La mayoría de los pacientes vuelven a trabajar entre los 10 días y las 2 semanas después de la cirugía. Si es preciso, se puede aplicarse maquillaje para disimular los moratones. Nuestro equipo de cirujanos de IM CLINIC siempre aconseja unas pautas y directrices personalizadas a cada paciente. 

 

 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top