Lifting facial

El Lifting facial es un procedimiento quirúrgico que busca el rejuvenecimiento facial mediante la recuperación de la posición natural de los volúmenes faciales desplazados hacia abajo por efecto del paso del tiempo.

Podemos centrarnos  en el cuello, lifting cervical, en las arrugas de la porción media de la cara, lifting medio facial, o, si lo que queremos es mejorar las arrugas de la frente, el contorno de ojos y el entrecejo, haremos un lifting frontal. Lógicamente también podemos aunarlo todo en el lifting facial completo. 

 

¿Qué es?

El Lifting Facial es una de las técnicas que permite rejuvenecer el rostro si deseamos elevar y tensar la piel facial. En ocasiones se combina con otras cirugías, como  un lipofilling facial (Coleman facial), idóneo para recuperar los volúmenes de grasa perdidos con el paso del tiempo.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

El lifting facial es una intervención dirigida especialmente a personas a partir de los 40 años de edad cuya cara y cuello comienza a “caerse” pero cuya piel conserva todavía elasticidad. Esta intervención también se realiza a aquellas que, aunque más jóvenes, han desarrollado arrugas prematuras por factores genéticos o por una mayor actividad muscular.

La mayoría de pacientes tienen entre 40 y 65 años. Pero lo más importante no es la edad, sino el estado de la piel: esta intervención está destinada a personas con una piel envejecida, flácida y con arrugas en todo el rostro.

¿En qué consiste la intervención?

La colocación exacta de las incisiones y los pasos de la cirugía varían mucho según las estructuras de la cara. La técnica consiste básicamente en reposicionar las capas musculares, la piel y la grasa, retirando el tejido sobrante mediante una incisión que habitualmente comienza en la zona de las sienes (por dentro del pelo), se extiende al interior de las líneas naturales que existen en la oreja y continúa alrededor del lóbulo, detrás de la oreja y del cuero cabelludo. De esta manera las cicatrices quedan perfectamente camufladas. Cuando el cuello necesita un tratamiento especial, es necesario realizar una incisión justo debajo del mentón.

Duración, Anestesia y Hospitalización

Dependiendo de la intensidad del tratamiento, el procedimiento suele durar de tres a cinco horas. Se realiza bajo anestesia general y, aunque es suficiente con una, se recomienda un ingreso de dos noches en IM CLINIC. 

Resultados

La recuperación de un lifting facial es muy rápida y muy poco dolorosa. Las cicatrices son prácticamente imperceptibles y se harán invisibles con el tiempo. En cuanto a los resultados, se aprecian a los 10 o 15 días después de la intervención y son excelentes y duraderos. Aunque el tiempo no se detendrá, siempre se parecerá más joven de lo que en realidad marca el reloj cronológico.

Recomendaciones postoperatorias

Normalmente todas las personas que se someten a una intervención, sea cuál sea, se suelen cansar con facilidad. Por ello siempre recomendamos que algún allegado pueda cuidarle. Por otro lado, el aspecto inicial no será el esperado: el rostro puede hincharse e, incluso, pueden aparecer algunos hematomas, además de sentir la piel adormecida. Pero a los pocos días todo mejorará y en la mayoría de casos se puede volver a la rutina laboral a los 10 días o 2 semanas.

PRECIO LIFTING FACIAL

El precio de un lifting facial parte de los 5.200€. Dependerá siempre de la zona a tratar, que puede ser cervical, medio facial, frontal o en la totalidad del rostro. A veces es preciso combinar esta cirugía con la colocación de grasa propia del paciente mediante la técnica llamada Coleman o Lipofilling para devolver el volumen perdido en las zonas del rostro que lo precisen. 

PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE EL LIFTING

¿Cambia la expresión con un lifting?
No. Esta cirugía permite eliminar la piel sobrante y reposicionar la musculatura facial, pero siempre buscando la expresión natural del paciente. Es cierto que existen personas famosas (actrices, cantantes, etc.) a las que les ha quedado una expresión artificial, pero ello es, sobre todo, una consecuencia del abuso de las cirugías de rejuvenecimiento, y no de la técnica en sí.

¿Fumar habitualmente puede influir en el resultado?
Sí. El consumo de tabaco influye especialmente en la cicatrización y en la recuperación postquirúrgica, por lo que antes de someterse a cualquier intervención de cirugía plástica, pero especialmente las del rostro, se deberá reducir al máximo el tabaco o, mejor, dejar de fumar.

 

 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top