Reconstrucción con Expansor

 

¿Qué es?

Se trata de un procedimiento quirúrgico basado en la utilización de una prótesis vacía implantada en la región mamaria, progresivamente, ésta será rellenada con suero fisiológico para conseguir la progresiva distensión del tejido cutáneo; ello permitirá, transcurridos unos meses y gracias a las propiedades elásticas de la piel, conseguir una distensión suficiente de los tejidos que permita la retirada del expansor y su sustitución por un implante definitivo.

Se trata de un procedimiento reconstructivo que puede realizarse tanto durante la mastectomía como tiempo después.

¿Quién es un buen candidato para someterse a esta intervención?

Toda paciente que ha sido sometida a una mastectomía o cualquier mujer a la que se va a practicar una resección total o parcial de mama, pueden ser candidatas a una reconstrucción mamaria. Pero sólo puede realizarse con esta técnica, cuando el cirujano que realizó la mastectomía salvó completamente la piel que recubre el pecho. Esta reconstrucción puede realizarse tanto en el mismo acto quirúrgico de la mastectomía como tiempo después. 

Si la paciente ha sido sometida a radioterapia o se prevé que deba ser sometida, la utilización del expansor no debe contemplarse como primera opción reconstructiva.

 

¿En qué consiste la intervención?

La técnica consiste en introducir un implante mamario hinchable, temporal, debajo del músculo pectoral. Para conseguir que la piel o el músculo se distiendan se rellena el  implante periódicamente, de forma ambulatoria, con una suero fisiológico. Cuando la mama a reconstruir haya conseguido el volumen deseado (algo mayor del volumen objetivo final) se retira el expansor y se coloca una prótesis permanente. 

Más adelante, se reconstruye el pezón y la areola.

Resultados

Durante el tiempo que dure el hinchado del expansor, la paciente puede realizar los tratamientos de radioterapia o quimioterapia que su médico prescriba sin que afecte ni a la reconstrucción de la mama ni a la enfermedad.

Los resultados reconstructivos son notables, permitiendo a la mujer recuperar su identidad y olvidar los estragos de la enfermedad mediante la eliminación de los estigmas de la misma. Debemos tener siempre claro que la reconstrucción mamaria busca la mayor similitud con la mama sana, pero nunca será una mama en sentido estricto. 

Recomendaciones postoperatorias

La paciente podrá regresar a sus actividades normales en un plazo de tres a cinco semanas.

La reconstrucción no afecta a la evolución de enfermedad (no propicia que vuelva a aparecer) ni al tratamiento que la paciente deba seguir en el futuro. 

 

 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top