Tratamientos Manchas

Una piel bella es una piel sin imperfecciones, sin arrugas, pero también sin manchas. El sol, la edad y otros factores hacen aparecer manchas que afean el cutis, para eliminarlas la medicina estética pone a tu disposición unas cuantas armas. 
El fotorejuvenecimiento, por ejemplo, es un tratamiento muy eficaz para conseguir un tono homogéneo de la piel tanto si lo realizas con luz pulsada (ipl) como con láser resurficing.
El peeling químico también ha demostrado su eficacia para luchar contra las manchas cutáneas, sobre todo si no son muy marcadas. Aunque recuerda que deberás cuidarte del sol para que no vuelvan a aparecer y seguir algún tratamiento de mantenimiento como una mascarilla facial despigmentante.

 

IPL

El exceso de sol, el paso del tiempo, el embarazo o la toma de ciertos medicamentos pueden causar la aparición de manchas en la piel, que muchas veces confieren a nuestro rostro un aspecto poco estético. Los tratamientos con el sistema IPL (Luz Pulsada Intensa) permiten eliminar y corregir manchas situadas no sólo en el rostro sino también en el escote o en el pecho.

Controladas por un microordenador que emite impulsos individuales, las haces de luz pulsada sobre el rostro del paciente permiten aumentar la temperatura de la dermis, activando así un mecanismo llamado fototermólisis. También llamado fotorejuvenecimiento no ablativo, este tratamiento devuelve elasticidad a la piel y corrige alteraciones de tono de forma segura y eficaz.

RESURFICING

El fotoenvejecimiento hace aparecer zonas con una pigmentación más oscura en el cutis y las manos, principalmente. El láser Erbium se utiliza para atenuar sensiblemente estas manchas o incluso hacerlas desaparecer por completo, pero siempre debe ser un médico especializado quien realice el tratamiento. El láser Erbium actúa de una manera poco agresiva, aunque no debemos olvidar que es un láser ablativo, y es el tratamiento ideal para las manchas que no responden a otros tratamientos menos agresivos. Las rojeces de la zona afectada apenas duran de 2 a 4 días, aunque su médico le indicará el tratamiento a seguir para mejorar más rápidamente. El resultado es una piel más suave, con las arrugas más suavizadas y sin manchas solares.

Después del tratamiento no debería exponerse la zona afectada al sol, por lo que es aconsejable someterse a este tratamiento entre los meses que van desde octubre a abril.

 

 

Aviso Legal | Política de Privacidad | Política de Cookies | Desarrollo web: WEBfine
Usamos cookies propias y de terceros, para analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK | Más info
top
Scroll To Top